síguenos en
acceso privado >> entrar

Estrabismo

El estrabismo es una anomalía de la visión binocular relativamente frecuente en la infancia, y debe ser atendido a tiempo, mientras que en adultos resulta más frecuente por traumatismos, enfermedades y accidentes de tráfico.

El estrabismo es la pérdida del paralelismo de los ojos.

No miran ambos al mismo punto, sino que uno de ellos dirige la mirada al objeto que fija, mientras que el otro se desvía en otra dirección.

Los músculos específicos que controlan cada uno de los movimientos de cada uno de los ojos, denominados músculos extraoculares, reciben de nuestro cerebro directa y simultáneamente órdenes de movimiento, de tal manera que ambos ojos se dirigen de una forma coordinada a un mismo objeto que se desea mirar. El estrabismo se manifiesta cuando por algunas causas concretas los ojos no trabajan de forma armónica y simultánea para dirigirse al mismo tiempo a una determinada acción o a un determinado objeto.

La desviación de los ojos puede ser hacia adentro, afuera, arriba o abajo o una combinación de varias de estas opciones.

¿Cuándo comienza el estrabismo? En la mayoría de las ocasiones, los estrabismos se hacen evidentes en los primeros años de vidaun niño con estrabismo convergente adopta unas posturas y realiza unas acciones muy características (espalda algo curvada y pies dirigidos hacia el interior). En el caso de un estrabismo divergente, el niño adoptará las posturas contrarias.

¿Cuáles son las causas de su aparición? La mayoría de los casos de estrabismo en los niños tienen una causa desconocida; más de la mitad se presentan al nacimiento o poco después de nacer (estrabismo congénito). El desequilibrio de los músculos que controlan los movimientos oculares y las alteraciones ópticas como la alta hipermetropía, son sus principales desencadenantes.

Diferentes estudios científicos han demostrado que todas las formas de estrabismo se pueden agrupar en familias. Los hermanos y los hijos de una persona con estrabismo son los que tienen mayores probabilidades de desarrollarlo.

Hay otros casos de estrabismo más específicos que podríamos achacar a ciertos factores o circunstancias psicológicas innatas en el paciente, cuando por ejemplo se da una coincidencia de debilidad orgánica con conflictos de origen psíquico.

Otras causas de estrabismo son las enfermedades oculares, como afecciones de la retina, del nervio óptico, del cristalino, …; enfermedades generales que afectan a los ojos de forma secundaria, como diabetes, enfermedad tiroidea, miastenia gravis, accidentes cerebrovasculares (ictus), tumores cerebrales etcétera; o bien traumatismos de cráneo o de órbita.

localiza tu óptica
Encuentra tu óptica más cercana haciendo click en el mapa