síguenos en
acceso privado >> entrar

Al conducir

¿Qué importancia tiene una visión perfecta en carretera? “Al volante, la vista es la vida”.

Hoy el 90% de las decisiones y de las actividades necesarias para la conducción de un vehículo dependen de una óptima salud visual.

La visión del ser humano está perfectamente adaptada al movimiento; cuando andamos o corremos nuestros ojos pueden percibir el entorno de manera clara y eficaz gracias a esta visión dinámica; sin embargo, con la aparición del automóvil, la visión dinámica se ve obligada a adaptarse a un entorno que cambia rápidamente como consecuencia de la elevada velocidad. Si a esta particularidad añadimos la presencia de un problema visual no compensado, las consecuencias pueden ser desastrosas.

Si voy a conducir, ¿qué consejos debo seguir para evitar un posible accidente? Antes deponernos en carretera, debemos pensar en nuestra seguridad, y además de hacer una revisión completa a nuestro automóvil, es muy conveniente que los ópticos-optometristas u oftalmólogos examinen nuestra salud visual.

Tanto la fatiga como el alcohol, la velocidad, la falta de reflejos o las condiciones atmosféricas pueden provocar una disminución de la visibilidad.

–  Aprender a ver de noche. La noche elimina gran parte de los contrastes, incluso para quien tiene una visión normal.   La agudeza visual en visión nocturna se reduce en un 70%. 

–  Aprender a ver de lejos mientras se circula con rapidez. Es preciso detectar los obstáculos desde lo bastante lejos como para poder detenerse antes de llegar a ellos. Pasan de uno a dos segundos entre la percepción visual de un peligro y nuestra reacción.

–  Aprender a ver los obstáculos o riesgos cercanos a nuestro vehículo. Es preciso tener una buena agudeza visual, tanto de lejos como de cerca, con el objetivo de que se pueda efectuar una reacción rápida y calculada de frenado o de desvío.

–  Aprender a ver las zonas laterales. Mientras se observa la zona delantera, es la visión periférica la que nos informa sobre lo que ocurre a los lados. Es necesario, entrenar nuestro campo visual para percibir al mismo tiempo todo movimiento o todo suceso que se produzca en el conjunto de nuestro ámbito de influencia mientras conducimos.

–  Aprender a ver “rápido” mientras circulamos a gran velocidad. Percibir y comprender instantáneamente todo suceso que acontece en el conjunto del campo visual. Mirar rápidamente: de lo más lejano a lo más próximo, en diferentes direcciones, sin que se deje escapar nada.

Fuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas

localiza tu óptica
Encuentra tu óptica más cercana haciendo click en el mapa