síguenos en
acceso privado >> entrar

Ante el ordenador

El uso de ordenadores, ¿afecta a la visión? ¿Sabías que las personas que trabajan con ordenadores ejecutan cada día entre 12.000 y 35.000 movimientos de cabeza y ojos, sus pupilas reaccionan entre 5.000 y 17.000 veces, y llevan a cabo entre 25.000 y 30.000 pulsaciones en el teclado? Según los expertos, el uso excesivo del  ordenador puede provocar el denominado síndrome Visual Informático, molestias relacionadas sobre todo con la visión, los músculos verticales, muñecas, estrés e irritabilidad.

Estas anomalías son en la mayoría de las ocasiones subsanables y transitorias. El ordenador no suele causar estos problemas: el origen de los mismos se encuentra en un abuso o mal uso del aparato.

Soy un usuario habitual de ordenadores. ¿Qué debo hacer para evitar los síntomas del Síndrome Visual Informático? Al trabajar con pantallas de forma prolongada y habitual, algunas deficiencias oculares sin importancia se pueden convertir en lesiones más o menos graves. Por ello, la primera recomendación a la hora de trabajar con ordenadores es someterse a una revisión optométrica y oftalmológica.

Además, te damos los siguientes consejos de ergonomía visual:

– Ubicación: Sitúa la pantalla a una distancia entre 50  y 60 cms. La parte superior de la pantalla debe estar a una altura similar a la de los ojos, o ligeramente más baja. Ha de colocarse perpendicularmente a las ventanas: nunca enfrente o de espaldas a ellas, para evitar deslumbramientos o reflejos.

Pantalla: Debe ser orientable a voluntad y regulable en cuanto a brillo y contraste. Los botones deben ser fácilmente accesibles. Debe estar siempre limpia: los campos electrostáticos atraen polvo, lo que puede afectar a las vías respiratorias e irritar los ojos.

– Caracteres: Tienen que estar bien definidos, con buen nivel de contraste, tamaño suficiente y espacio adecuado entre los renglones. Trabajar con texto negro sobre fondo blanco. Debes procurar no abusar de los colores.

Colores: Los colores han de ser claros y mates. Así se evitan reflejos.

Imagen: Ha de ser estable, sin destellos, reflejos, centellos ni reverberaciones.

Atril: Es conveniente usar un atril, colocando los documentos a una distancia equivalente a la de la pantalla, y a su misma altura. De esta forma no se baja y se sube constantemente la cabeza para mirar, y se reduce la fatiga visual.

Fuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas

localiza tu óptica
Encuentra tu óptica más cercana haciendo click en el mapa