síguenos en
acceso privado >> entrar

Lentes oftálmicas

¿Qué tipos de lentes para gafas existen? En unas gafas tan importante es el tipo de lente como las prestaciones y tratamientos ópticos que debe llevar según el uso que se le vaya a dar. Por supuesto, también será importante el tamaño y la forma de la montura no sólo por la estética o por nuestro trabajo y aficiones, sino también para que se consiga igualmente una visión cómoda y eficaz.

La constante evolución hace que las lentes de hoyhayan mejorado considerablemente tanto en calidad como en estética, y sobre todo en el peso.

Las lentes reducidas (de poco espesor y peso)  han supuesto una ventaja muy importante. La aceptación por parte del usuario es prácticamente del 90%, y son cada vez menos los casos de inadaptación.

¿Es importante la calidad de las lentes? En la actualidad, además de compensar defectos refractivos, las lentes también se utilizan como elemento preventivo. La buena salud visual y ocular del usuario, la carencia de problemas astenópicos, como dolores de cabeza, de cuello, mareos, vértigos…, y sobre todo la eficacia visual en toda circunstancia, vendrán relacionados directamente con la calidad óptica de las lentes que utilicemos.

No olvidemos que tan importante es el tipo y calidad de las lentes que utilicemos como las prestaciones y tratamientos ópticos que éstas deben llevar, por ejemplo antirreflectante, filtros contra la radiación ultravioleta, coloreados especiales, etcétera, según el uso que las vayamos a dar. No es lo mismo la utilización que pueda dar a unas gafas una persona jubilada en una ciudad, que un agricultor de mediana edad o un joven estudiante a quien le gusta practicar el deporte, aunque el defecto de refracción en los tres casos sea el mismo y de igual potencia.

¿Cómo funciona una lente progresiva? Las lentes progresivas son la mejor solución para la presbicia o “vista cansada”. Las progresivas permiten al usuario ver bien a cualquier distancia, tanto de cerca como de lejos, y en las zonas intermedias, y todo con un simple movimiento de ojos, como si nuestras lentes supiesen en todo momento qué es lo que deseamos ver de forma nítida sin necesidad de cambiar de gafas, cubriendo todas las distancias al alcance de nuestra mirada y evitando los molestos saltos de imagen existentes cuando usamos unas lentes bifocales.

La clave de la eficacia de una lente progresiva está en su diseño y fabricación. La zona llamada de “transición” entre la graduación para la visión de lejos y para la de cerca es la reservada a la visión intermedia y, en la actualidad, ese paso de una distancia a otra se lleva a cabo con una gran suavidad, de forma casi imperceptible para nuestros ojos. De esta forma, la adaptación del présbita a unas lentes progresivas es casi segura, mejorando con esta opción su calidad visual.

Además de su alta tecnología de fabricación, las lentes progresivas también son la prescripción más recomendable para cuidad de nuestra estética, ya que son ligeras, carecen de la línea de separación entre graduaciones (lejos/cerca), pueden adaptarse a los tipos de montura más modernos y sofisticados y, al igual que las demás lentes, pueden recibir tratamientos antirreflectantes, de endurecimiento, filtro ultravioleta, etcétera.

Para más información haz clic aquí

localiza tu óptica
Encuentra tu óptica más cercana haciendo click en el mapa